INSA banner 2017

Mensaje M.A.E.

M.A.E.

La agropecuaria es, entre las distintas actividades humanas, la más proclive a sufrir los embates de la naturaleza. En esta actividad el productor debe enfrentarse a fenómenos naturales que, con frecuencia, resultan hostiles para el normal desarrollo de cultivos.

A pesar que se disponen de tecnologías tradicionales y modernas que permiten luchar contra tales inclemencias, las cuales han contribuido a reducir sus perjudiciales efectos, es importante asumir que dichos riesgos son inevitables y pueden escapar del control y de las medidas de prevención que se adopten.

En este contexto, es una aspiración de los productores agropecuarios lograr una mayor seguridad para sus familias, su producción y sus bienes; seguridad que les permita conseguir regularidad en sus ingresos, atender sus necesidades, disponer de medios económicos y fortalecer la producción agropecuaria con la consecuente disponibilidad de alimentos en mercados nacionales e internacionales.

Como respuesta a esta necesidad y como propuesta de los propios productores, surgió el seguro agropecuario, para brindar protección a los cultivos a través de la transferencia del riesgo, con la finalidad de fortalecer el desarrollo sustentable del sector agropecuario, motivando a los productores a continuar en su actividad y fortaleciendo la seguridad alimentaria con soberanía.

Con este antecedente, la nueva Constitución Política del Estado, promulgada el año 2009, plantea, como uno de los objetivos de la política de desarrollo rural integral del Estado, la protección de la producción agropecuaria y agroindustrial ante desastres naturales e inclemencias climáticas.

Asimismo, sobre la base de este precepto constitucional, en junio del año 2011 se promulga la Ley N° 144 de Revolución Productiva Comunitaria Agropecuaria que, entre otras políticas de Estado, crea el Seguro Agrario Universal "Pachamama" y el Instituto del Seguro Agrario (INSA), con la finalidad de cumplir con el mandato constitucional de asegurar la producción agraria afectada por daños provocados por fenómenos climáticos y desastres naturales adversos.

A partir de la promulgación de la referida Ley, el Seguro Agrario debe constituirse en un puntal para contribuir a garantizar la seguridad alimentaria con soberanía, para ello, el INSA ha iniciado acciones concretas.

Evaluadas las experiencias de seguro agrario en diferentes países, se identificó que uno de los  problemas más importantes para la implementación de un seguro son los posibles conjuntos "infinito" de afectados que se forman cuando no se definen a los solicitantes de seguro, antes de la ocurrencia de un evento. En ese sentido el INSA y el MDRyT crearon y establecieron el Registro Agrícola Comunal, el cual se constituye en un "Plan de siembra anual" de los productores de las zonas beneficiarias. Los datos más importantes del registro corresponden a: Municipio, comunidad, nombres y apellidos, número de documento de identidad, cultivo a sembrar, superficie a sembrar, zona de ubicación de cada parcela dentro de la comunidad, firma o huella digital.

La gran particularidad del Registro Agrícola Comunal es que la metodología para su implementación se caracteriza por ser descentralizada y participativa. El registro es realizado en estrecha coordinación entre el personal del INSA, el personal técnico de las Honorables Alcaldías Municipales y los Dirigentes Comunitarios. El registro está basado en principios ético-morales de la comunidad y del productor, con un alto ejercicio del control y respaldo social. Los resultados del registro para la gestión agrícola 2012-2013, muestran más de 89.000 hectáreas registradas por más de 54.000 familias de agricultores de cerca de 2.400 comunidades de los municipios más pobres del país y con carácter agrícola.

En ese marco, el INSA tiene el gran desafío de dar respuesta a los productores agropecuarios, que año tras año son afectados por diversas inclemencias climáticas. Si bien la implementación se ha iniciado en los municipios más pobres de Bolivia, el INSA deberá lograr implementar modalidades de seguro de acuerdo a ecoregiones, sistemas de producción, escala de producción y otras características productivas y culturales. El rol del INSA permitirá cubrir, paulatinamente, parte de la deuda histórica de inversión destinada hacia la producción de alimentos a través del aumento de la certidumbre de las inversiones y actividades agrícolas de los productores bolivianos.

El INSA ha iniciado el camino para la implementación del seguro agrario en Bolivia, para ello, adicionalmente a las acciones incisivas en el área rural, se ha munido de personal de alto nivel técnico para el desarrollo de actividades con eficiencia, objetividad, equidad, transparencia, solidaridad y alto nivel moral.

El desafío y las expectativas son grandes, por lo cual exhortamos a cada uno de nuestros servidores, compañeros y compatriotas, a trabajar con el mayor compromiso hacia ésta política y el logro de sus objetivos, en el marco del paradigma del "vivir bien".

 

Erik Bernardo Murillo Fernández Ing. M.Sc.

Director General Ejecutivo

INSA

 

 

Nada grande se ha hecho en este mundo, sin una gran pasión…

Hegel